«As bruxas» de Roald Dahl, por Agustín Fernández Paz