Derrubando fronteiras desde o teatro infantil: «O valo», de Carlos Labraña. Crítica de Isabel Mociño