Elevadas doses de imaxinación e sensibilidade: «A cazadora de estrelas», de María Canosa. Crítica de Ramón Nicolás