Novela ben substanciosa: «Rubicundo», de María Canosa. Crítica de Ramón Nicolás