«O reto de ilustrar un libro que me enganchou», por Marcos Viso