Un convite para soñar: «Rubicundo», de María Canosa. Crítica en Brabádegos